Animales acuáticos

Los animales acuáticos, sean vertebrados o invertebrados, viven en el agua durante la mayor parte o la totalidad de su vida. En el grupo de los invertebrados podemos encontrar los cnidarios. Este grupo consta de medusasanémonascorales, y hidras. Por la parte de los vertebrados encontramos a todos los peces que usan branquias para respirar y los que usan pulmones, como delfines o ballenas.

Los ambientes naturales y los animales que viven en ellos se pueden clasificar como acuáticos (agua) o terrestre (tierra). Los animales que se mueven rápidamente del agua a la tierra y viceversa se ​​les conoce como anfibios. Cuando los animales viven en el agua, sufren adaptaciones especiales que les ayudan a sobrevivir en un hábitat acuático. Cuanto más tiempo pasa en el agua, más rápido se adaptan a su nuevo hábitat. En nuestro planeta se han encontrado muchas maneras en las que un animal acuático puede adaptarse a su hábitat.

El término acuático en teoría se puede aplicar a los animales que viven ya sea en agua dulce (animales de agua dulce) o salada (animales marinos). Sin embargo, el término marino es el más utilizado para los animales acuáticos que viven en agua salada, es decir, en los océanos, mares, etc.

Los animales acuáticos (animales sobre todo de agua dulce) a menudo son motivo de especial preocupación para los conservacionistas debido a la fragilidad de sus entornos. La sobrepesca y pesca destructiva, la contaminación marina y el cambio climático están haciendo que algunas especies de animales estén en peligro de extinción.

Animales acuáticos aerobios

Aparte de los peces, moluscos etc, el término “animales acuáticos” se puede aplicar a los mamíferos acuáticos o marinos que respiran aire como los de la familia de los cetáceos (ballenas), que no pueden sobrevivir en la tierra, así como los mamíferos de cuatro patas, como la nutria de río (Lontra canadensis) y los castores (familia Castoridae).

Los animales acuáticos incluyen , por ejemplo, a las aves marinas como gaviotas (Laridae familia), pelícanos (familia Pelecanidae), los albatros (familia Diomedeidae) y la mayoría de los Anseriformes (patos, cisnes y gansos).

Los animales anfibios, como ranas (Anura), mientras no requieran el agua como habitad exclusiva de vida, están separados en su propia clasificación ambiental. La mayoría de los anfibios (clase Amphibia) tiene una etapa larval acuática, como un renacuajo, pero luego viven como adultos terrestres, y pueden volver al agua para aparearse.

Ciertos pescados también evolucionaron para poder respirar del aire como el pez gato caminador.

Características de los animales acuáticos

Los animales acuáticos poseen una enorme variedad en tipos de cuerpos, formas de reproducirse, dietas, hábitats diferentes y formas diferentes para sobrevivir en el mar. Pese a la inmensidad del mar y las distintas especies de animales acuáticos todos comparten algunas características.

  • Alimentación - La alimentación de todos los animales acuáticos dependen del fitoplancton. El fitoplancton es una planta microscópica que vive en el océano y convierte la luz solar en energía mediante la clorofila y al igual que las plantas terrestres consumen el dióxido de carbono y liberan oxigeno necesario para la vida de los animales. El fitoplancton es la base de la cadena alimenticia acuática ya que es la dieta principal del zooplancton (animales microscópicos) que a su vez es comido por un crustáceo (como el camarón antártico) que es comido por un pez. El pez a su vez se encuentra con depredadores como la foca, tiburón, orca etc.
  • Respiración - Los animales acuáticos pueden respirar por aire o extraer su oxígeno que se encuentra disuelto en el agua a través de órganos especializados llamados branquias, o directamente a través de su piel.
  • Olas y corrientes – El mar sufre constantemente cambios en las mareas y corrientes causadas por el viento o la atracción lunar. Así que los animales acuáticos han debido adaptarse para poder soportar los cambios. Las anémonas de mar poseen un disco basal que las sostiene y evita que sean desplazadas por las corrientes, aunque existen algunas anémonas y medusas que nadan libremente y son arrastradas constantemente. Los peces, ballenas y pinnípedos poseen aletas o trematodos que les ayudan a impulsarse. Los animales que viven cerca de la costa o arrecifes, que sufren grandes cambios de corrientes,  se adaptan creciendo horizontalmente en vez de verticalmente (como los corales) o tienen un caparazón que cierran durante la marea baja y abren en la alta para alimentarse (como mejillones o percebes). Cerrar sus caparazones permite retener agua y así evitar secarse.
  • Temperatura – Los animales deben adaptarse a la temperatura del agua. Los peces de aguas Antárticas mantienen su sangre ligera para no consumir mucha energía y poseen un anticongelante natural. Esto lo consiguen gracias a que tienen sangre pálida (no tienen ni hemoglobina ni glóbulos rojos). Otros peces tienen escamas o vejigas natatorias para mantener la temperatura. Su esqueleto está formado por cartílagos, que les permiten ser mas ligeros y gastar menos energía y almacenan grasa para modificar su temperatura a placer como las ballenas, aunque la mayoría de mamíferos que viven en el agua/mar poseen esta característica.